Martes para entenderlos…

“Todo se acabó pero… igual dale las gracias”

mar2015-012

Las cosas tienen un inicio y, aunque muchas veces uno no quiera, también un final. Sea como sea que haya terminado tu historia, piensa que algún aprendizaje te ha dejado. Yo sé, yo sé… no es nada fácil y menos aún si recién estás pasando por esto… pero créeme que como bien dice Sabina…yo “con un máster en desengaños” he aprendido a verle el lado bueno a cada final…o al menos en eso estoy…

Y es así… muchas veces recuerdas lo que ya no tienes, lo que perdiste (o lo que él se perdió…), lo que sufriste, los malos ratos, los errores o todas esas cosas que extrañas y que de pronto ya no están contigo.

Pero ¿te has puesto a pensar del otro lado? Te diste cuenta que talvez esas situaciones te hicieron más fuerte, más independiente, más decidida, más mujer…

A veces es bueno dejar que el tiempo pase para volver a mirar atrás… La distancia que ganaste con alejarte, con soltar, con dejar ir te regaló sabiduría… Y aunque sigas pensando en que “nada será igual”, sécate un ratito las lágrimas, mira todo lo que aprendiste y… dale las gracias.

Puedes pensar que estoy desvariando, que ya quemé o que ahora sí necesito terapia urgente… pero no. Por qué no agradecer cosas buenas que llegaron a mi vida, cosas que aprendí y que me hacen ahora más fuerte? Por qué no compartirlas contigo ahora? Crees que no puedo? Te cuento 3 de mis últimas experiencias y paso a darles las gracias uno por uno… una muy larga, otra intermedia y una cortita, casi fugaz… pero de todo se aprende linda, recuérdalo siempre 😉

Gracias por ayudarme a darme cuenta que puedo ser tan independiente como cuando me conociste, que no necesito a nadie a mi lado para agarrar la mochila y salir a comerme el mundo y menos a alguien que me lleve del brazo para ubicarme en la ciudad o saber qué metro tomar o cómo llegar a un lugar. Gracias por ayudarme a redescubrir eso, parte de mi esencia, de la aventurera que pocas tienen y que me hace brillar.

Gracias, porque a pesar del tiempo, aún me conoces bien y sabes exactamente cómo retratar mi felicidad y la de mi familia. Creo que nadie podría hacerlo mejor 🙂

Gracias, por llevarme a entender que nunca debo aceptar nada que no quiera en mi vida, que no debo dejarme manipular y menos sentirme menos por tus inseguridades, caprichos y temas no resueltos… Gracias por hacerme ver que valgo mucho, mucho más de lo que tú creías y que puedo renacer una y otra vez más fuerte y más hermosa que tu nunca.

Gracias…por hacerme volver a creer en la magia y por volver a ser esa yo, que canta, inventa apodos y hace tonterías… pensé que se había ido para siempre años atrás. Gracias por enseñarme que no siempre es sólo el corazón lo que cuenta si nuestros ojos miran a lugares distintos. Gracias porque entendí que siempre estoy yo primero y que lo más importante es lo que yo quiero con mi vida, con mis metas, con mis deseos… Gracias por escuchar igual… cosas que ni tú mismo entiendes, ni tienes cómo explicar.

Gracias chicos… por el tiempo, por la distancia, porque de alguna manera soy lo que soy gracias a esas cositas que me hicieron más fuerte, más humana, más Rocio, más yo…

Me sigo cuestionando? más que nunca… Sigo viajando? Claro, es lo que me hace más feliz en esta vida… Tengo claro lo que quiero? casi casi siempre… Así que, te lo haya dicho o no, debes saber que me quedo con los recuerdos bonitos… todo lo demás se fue con el agua y el viento…

Gracias…

thank you

Anuncios